Seguidores

martes, 22 de marzo de 2016

Un toque de fantasía

Queridos amigos,

Sólo quería contarles que mi segundo libro de cuentos ya tiene título: "Un toque de fantasía". Se trata de un nuevo compilado de cuentos de diversos géneros que, con la ayuda de Dios, estará siendo publicado durante este otoño que hoy comienza en mi Argentina.

Pronto habrá más detalles, entre ellos, la tapa del libro y la temátika de los cuentos.

Ya casi está todo listo para lanzar una nueva botella al mar con mis historias, esperando que llegue a vuestras manos.

¡Un abrazo grande!

GS


martes, 1 de septiembre de 2015

Nada es por casualidad

"Para tener éxito de la mañana a la noche es preciso trabajar durante veinte años." 
Luis Palau.

jueves, 27 de agosto de 2015

Mi encuentro con Bill Gates


Había visto de lejos a la enorme camioneta dando vueltas por la calle, en el único instante en que se detuvo aproveché para acercarme ya que tenía una sospecha de quien se encontraba adentro. Un hombre que se encontraba en el interior del vehículo me abrió la puerta lateral corrediza, entonces sólo lo ví a él, a Bill Gates, sentado en uno de los asientos rodeado por varias personas que estimo formaban algo como una especie de comitiva.
Estaba igual a como luce hoy en sus más recientes fotos que se publican en internet, con su peinado y anteojos que ya son marca registrada. Lo primero que se me ocurrió fue decirle:

-A usted me lo mandó Dios.

Sonrió inmediatamente y percibí su gesto colmado de empatía, como si conociera especificamente mi situación. Bill Gates bajó de inmediato de la camioneta y caminó a mi lado por el asfalto de ese tranquilo barrio que se encuentra no muy lejos de mi casa. Lo guié directamente hacia donde estaba mi auto estacionado, allí esperaban mi esposa y mis hijos, se los presenté y como no podía ser de otra manera quedó encantado. No hizo falta decirle que ellos eran la razón de todos mis esfuerzos y el motor que empujaba mi encuentro con él. Me hubiese gustado ahí mismo conocer también a su esposa, porque todo lo que sé de ese matrimonio hace que me caigan muy bien.
Le hablé algo de mí, no por ego, por supuesto, sino para que me conociera medianamente y supiera a quien le iba a prestar ayuda, pero la verdad es que sentía que él ya me conocía de antes y no hacía falta que le contara nada. Aún así me escuchó por un momento y de inmediato me mandó con su asistente, una mujer joven con toda la pinta de ser una secretaria sumamente eficiente. El señor Gates se retiró rápidamente y lo entendí como algo lógico, imaginé que lo esperaban un sinfín de temas que atender.
La mujer me llevó a una casa que se encontraba a pocos metros del lugar donde había dejado mi auto y a mi familia esperando en él. La seguí cuando entró a la casa, iba adelante de mi como a unos dos metros, subimos unas anchas escaleras de mármol y después de un par de cruces de salones que me marearon, entramos a una oficina, ella abrió una caja fuerte, de esas que están en las paredes y se dispuso a llenar unos cheques para mi. Mientras preparaba todo yo le conté de lo que había sido la experiencia con mi primer libro y lo que me costó publicarlo, que tuve vender cosas valiosas para mi, que me prestaron dinero que aún no he podido devolver, que me tuve que apretar el cinturón para poder pagar lo que me faltaba, entonces me interrumpió y preguntó simplemente por cuanto debía hacer los valores. Yo le dije la cifra que necesitaba para una nueva publicación que permitiera que este segundo libro llegara no sólo adonde el correo lo había llevado al primero, sino a las librerías de todo mi país, donde aquel lector que sienta curiosidad pueda tener la opción de conseguirlo.

Posiblemente haya sido el hecho de que el día anterior había hablado con alguien sobre la filantropía, y aunque no lo mencioné en esa conversación, pienso que tengo esa palabra asociada al creador de Microsoft. Entonces uno se junta de cosas durante el día, de inquietudes, anhelos, metas y de personas que queremos y todo eso se mezcla en un mundo de sueños, de encuentros imposibles que jamás nos hubiéramos imaginado en el mundo real.
¿De cuánto eran los cheques? Poco importa, ¿verdad?